Cómo hallar y activar el ‘buen escritor’ que hay dentro de ti

CGCopywriter
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

En el 99,99 por ciento de los casos, la razón es la misma. La diferencia es que cada uno trata de disfrazarla de una manera que le provoque menos vergüenza. Sin embargo, basta con explorar un poquito en tu interior para descubrir que el obstáculo que te impide cumplir el sueño de escribir es que todavía no aprendiste a lidiar con las benditas expectativas y el temible qué dirán.

Las excusas públicas son “No sé cómo hacerlo”, “Eso no es para mí”, “Lo intenté, pero no soy capaz” o “Soy muy malo para eso”, entre otras. Por supuesto, todas son mentira porque sabemos que escribir no es un don, ni un privilegio de pocos, sino una habilidad que viene incorporada en cualquier ser humano. Todos, absolutamente todos, llevamos un buen escritor en nuestro interior.

La cuestión es cómo hallarlo y, sobre todo, cómo activarlo. Está ahí, créeme, más cerca de lo que piensas, solo que no lo quieres ver. ¿Por qué? Porque si lo encuentras, te quedas sin excusas. Y, además, si lo encuentras, tienes que enfrentar el reto de comenzar a escribir. Que es el momento, entonces, en el que aparecen las benditas (malditas) expectativas y el miedo al qué dirán.

Que no son más que creencias limitantes con las que programaron nuestra mente cuando éramos niños y que después, cuando ya tomamos la rienda de nuestra vida, cuando fuimos conscientes y tomamos nuestras propias decisiones, reforzamos y cultivamos. Para prácticamente todo, no solo para escribir, porque este es un obstáculo recurrente en el camino, y que aparece por doquier.

Por ejemplo, en las relaciones sentimentales. Muchas se echan a perder porque nos generamos una expectativas muy altas que no son satisfechas. O, también, porque esa persona que nos gusta quizás no es de nuestro círculo social o tiene un pasado que no encaja con las expectativas de los que nos rodean. Entonces, para salir del lío, cortamos el vínculo y somos socialmente correctos.

Sucede también en el trabajo, cuando a pesar de las incomodidades que nos provoca la actitud de un compañero o del jefe elegimos ser políticamente correctos para evitar ser señalados, para que no nos hagan a un lado. Entonces, el ambiente se torna tóxico, negativo, poco propicio para el aprendizaje, para desarrollar nuestras habilidades. Lo sabemos, pero aceptamos el sacrificio.

Cuando una persona se atreve a explorar en su interior y toca la puerta de aquel rinconcito donde descansa su yo escritor, se enfrenta a un reto que no todos estamos dispuestos a aceptar. Aquel de confrontar nuestro pasado, nuestros errores; aquel de revivir episodios que creíamos olvidados, pero que aún provocan dolor; aquel de exponernos al mundo, sin protección alguna.

Nos sentimos frágiles y vulnerables, nos sentimos a merced de otros y de su crítica despiadada. Tememos que nos digan que “está mal” o que “no gusta”, como si fueran sentencias irrevocables. Y no es así, por supuesto. De hecho, las críticas, las benditas expectativas y el qué dirán nunca te abandonarán, ni siquiera en caso de que te conviertas en un escritor profesional reconocido.

¿Por qué? Porque siempre habrá personas a las que no les gusta lo que haces, lo que escribes. Y no necesariamente porque esté mal, sino porque sus preferencias van por otro lado. O por ignorancia, o por envidia. Además, como sucede en cualquier actividad de la vida, debes aprender que lo que piensan o dicen otros de ti no te define, ni define tu trabajo. Son sus opiniones, nada más.

El problema, porque siempre hay un problema, es que para evitar esta críticas negativas, la mayoría de las personas consulta la opinión de personas de su círculo íntimo, a sabiendas de que aprobarán su escrito, de que le dirán que está “muy bien”. Y eso, claro, no sirve: es autoengaño. Porque tarde o temprano encontrarás a alguien que te dirá la verdad y eso te dolerá mucho.

CGCopywriter

Hay tres realidades con las que tendrás que lidiar cuando decidas escribir:

1.- Lo harás mal (quizás, demasiado mal). Es parte de proceso, porque nadie nace aprendido. Un tema es creer “Yo puedo hacerlo” y otro distinto, “hacerlo”. Si no has desarrollado la habilidad, si eliges un mal tema (del que no conoces lo suficiente), si no tienes un método o una estructura para tus escritos, lo harás mal. Y, por supuesto, no puedes esperar que todos te aprueben.

2.- Ten miedo de los halagos. En especial, si provienen de personas cercanas que no quieren herir tus sentimientos. Ellas te dirán lo que quieres escuchar, pero no lo que necesitas escuchar. Entre uno y otro hay un mundo de distancia. Lo primero no te ayudará a mejorar, lo segundo te hará sentir mal, pero si aprovechas el aprendizaje, si corriges, te enseñará a ser un buen escritor.

3.- No huyas de las críticas. Ese, sin duda, es un flaco favor que te haces. Más bien, elige correctamente las personas a las que les preguntas, aquellas a las que les pides opinión sobre tus escritos. Es importante, muy importante, que sean personas que SÍ escriben, que ya superaron esa etapa en la que tú estás y que, por lo tanto, no te van a engañar. Sin críticas, nunca vas a crecer.

Volvamos un poco atrás: vas a escribir mal, sin duda. El problema no es ese, sino que nunca logres avanzar, que nunca aprendas, que nunca mejores. ¿Cómo hacerlo? Puedes elegir la opción más común, que es leer y leer y luego sentarte a escribir. Eso sí, te advierto: ¡no funciona! En el 99 % de los casos, ¡no funciona! Si así fuera, cualquier lector voraz sería un buen escritor, y no es así.

Lo primero que necesitas es despojarte del miedo a las críticas, divorciarte del patético “¡No puedo!” (porque sí puedes) y aprender cómo hacerlo. ¿Eso qué significa? Comenzar por el principio, es decir, sin la expectativa de que aquello que escribes va a ser un best seller o de que te premien y reconozcan por ello; luego, acude a quienes en verdad pueden ayudarte a escribir.

Sí, escribir mucho, pero no cantidad, sino calidad. Mucho significa “muy seguido”, ojalá todos los días un poco. Quita de tu mente, además, las benditas expectativas y el qué dirán. Escribir mal es parte fundamental del proceso, así haya siempre alguien que lo elogie. Lo importante es que le des una oportunidad a ese buen escritor que hay en ti: encuéntralo, actívalo y ¡disfrútalo!

Estos son recursos publicados en mi blog que te ayudarán a dar el primer paso (el más difícil):

¿Conocías estos 10 beneficios de escribir un diario?

El tal ‘bloqueo mental’ es mentira: ¿cómo comenzar a escribir?

Cómo una idea, inclusive mediocre, puede ser un texto digno de leer

Qué lecturas que sirven para desarrollar la habilidad de escribir

Las otras 10 habilidades que necesitas para escribir bien

Hay un buen escritor dentro de ti, pero tienes que hallarlo y activarlo. Será una aventura increíble, apasionante, en la que tendrás que batallar con las benditas expectativas y el qué dirán. Una vez superes este escollo, tendrás el camino expedito para avanzar. Es, entonces, el momento en el que debes recurrir a la ayuda idónea que te brinde el conocimiento especializado que requerirás.

CGCopywriter

Si te gustó este artículo, por favor, ¡compártelo con tus amigos en las redes sociales!

También puedes dejarme un comentario justo acá abajo. ¡Tu opinión es muy importante!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *